La deuda externa y sus repercusiones en el desarrollo venezolano.

En este tema se estudiarán los efectos que ha producido la deuda externa en el desarrollo venezolano desde inicios del siglo XX hasta el presente. Es importante señalar que desde el propio nacimiento de la República venezolana en el siglo XIX, ya los primeros gobiernos recurrieron a acreedores extranjeros para solicitar recursos económicos para diversos fines. Sin embargo, en el presente tema se revisarán sólo las repercusiones que ha tenido la deuda externa en el desarrollo venezolano de la segunda mitad del siglo XX en adelante.

Antes de iniciar el estudio del tema, vale la pena mencionar que el impacto de la deuda externa en la economía no es solamente un problema venezolano, sino más bien un denominador común de la inmensa mayoría de las economías latinoamericanas. En conjunto, las economías latinoamericanas adeudaban para inicios del año 2000 a los principales grupos financieros del mundo, más de 500.000 millones de dólares. En todos estos países la deuda externa representa todavía hoy una pesada carga económica que dificulta las posibilidades reales de las naciones latinoamericanas de acceder a un estado de desarrollo y justicia social.

 ¿Qué es la Deuda pública?
La noción de deuda pública ha sufrido transformaciones en relación con el crecimiento del Estado y la diversidad de sus funciones. A partir del siglo XX, las funciones del Estado se han ampliado y diversificado y comprenden objetivos de desarrollo económico y bienestar social, además de las tradicionales funciones de seguridad jurídica de personas y bienes, administración de justicia, relaciones internacionales, defensa, construcción y mantenimiento de la infraestructura general, salud, educación, entre otras.

Para la realización de estos objetivos los Estados deben manejar cuantiosos recursos económicos con los cuales muchas veces no cuentan, por lo que acuden a instituciones financieras de la más diversa índole, con la finalidad de obtener créditos que les permitan cubrir sus carencias presupuestarias: este es el origen de la deuda pública.

Desde el punto de vista del organismo que contrae la deuda, hay que distinguir entre los que se caracterizan por ser propiamente oficiales por la índole de sus funciones y los que desempeñan actividades periféricas y cuya propiedad puede ser exclusivamente del Estado o con participación privada en proporción menor de 50%. En principio, la deuda de todos ellos es de carácter público y, en última instancia, responde por ella la República.

Clasificación de la Deuda Pública
Generalmente, existen dos formas de clasificar la deuda pública de un país cualquiera: según la naturaleza del organismo que la contrae y, según el origen del organismo que otorga el financiamiento.

•  De acuerdo al primer criterio  la naturaleza del organismo que se endeuda  la deuda pública se clasifica en: directa (a cargo de la República) e indirecta (a cargo de los entes autónomos, aunque en última instancia responde por ella la República). En el ordenamiento legal sobre la materia, la deuda pública es la autorizada por el Congreso Nacional y contratada con sujeción a las normas legales pertinentes. Esta es la deuda registrada en las estadísticas oficiales.
•  La colocación de la deuda pública puede efectuarse en el mercado interno o en el externo: en el primer caso, el compromiso se fija en moneda nacional y los acreedores son, por lo general, residentes del país: es la “deuda pública interna”; en el otro caso, el compromiso se fija en moneda extranjera y los acreedores son, por lo general, residentes de otros países, bien sea instituciones o personas naturales: es la “deuda pública externa”.

Orígenes de la actual Deuda Pública externa Venezolana
Como ya se ha visto, los orígenes de la deuda externa venezolana se remontan al propio nacimiento de la nación venezolana. Sin embargo, el General Juan Vicente Gómez fue quien por primera vez, hizo el compromiso de cancelar la deuda externa, lo cual se efectúo en 1930, como homenaje al Libertador en el centenario de su muerte y gracias a los ingresos del petróleo que entonces iniciaban un crecimiento sosten ido. En la década de 1930, no se contrajo deuda pública externa y la deuda interna era prácticamente inexistente. En la segunda mitad de la década, con el advenimiento de una nueva situación política nacional a la muerte del General J.V. Gómez, las presiones para un mayor gasto público se dejaron sentir, pero continuó la prudencia fiscal. En 1940, la deuda externa no existía y la interna alcanzaba a sólo Bs. 1.000.000. Puede decirse, por tanto, que la dura lección de principios de siglo  se mantuvo vigente por mucho tiempo y era algo así como una norma de honor nacional no recurrir al crédito público externo.

Situación fiscal de Venezuela y deuda durante 1940-1948
Las finanzas públicas se fortalecieron considerablemente en este período. A partir de 1943, fue incorporado al régimen tributario el impuesto sobre la renta y las compañías petroleras tuvieron que entregar al Fisco Nacional mayores ingresos. Las recaudaciones fiscales aumentaron de Bs. 329.000.000 en 1940 a Bs. 660.000.000 en 1945, es decir, se duplicaron; en tanto que los egresos ascendieron de Bs. 369.000.000 a Bs. 582.000.000 en el período considerado. Las reservas del Tesoro, que alcanzaban sólo a Bs. 3.000.000 en 1940, se elevaron a Bs. 231.000.000 en 1945. En estos años no se contrataron empréstitos públicos externos y la deuda interna presentaba un saldo de Bs. 25.000.000, menos del 4% del ingreso fiscal ordinario, en 1945.

En los años siguientes hasta 1948 tampoco se recurrió al endeudamiento público con el extranjero y la deuda interna se situaba, al cierre de 1948, en Bs. 23.000.000. La evolución de las finanzas públicas durante esos años fue favorable: los ingresos aumentaron de Bs. 856.000.000 en 1946 a Bs. 1.776.000.000 en 1948, mientras que los egresos ascendieron de Bs. 952.000.000 a Bs. 1.644.000.000 en el mismo período. Las reservas del Tesoro se cifraban en Bs. 251.000.000 al finalizar el año 1948.

La deuda externa venezolana durante la dictadura de Pérez Jiménez (1949-1957)
Durante la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez se hizo uso del crédito público en magnitudes apreciables en comparación con los períodos anteriores. No obstante la expansión fiscal registrada en la década de 1950 en razón de los crecientes ingresos petroleros, el Gobierno, empeñado en programas de infraestructura e industrias básicas, hizo uso del crédito, bien por la vía legalmente pautada o bien por la vía administrativa no sujeta a esos requisitos. En 1956 y 1957 el Gobierno otorgó nuevas concesiones petroleras y obtuvo ingresos extraordinarios por tal concepto, sin embargo, incurrió en un diferimiento de pagos de los compromisos contraídos con proveedores y contratistas, y el crédito oficial se deterioró.

Al final de 1957 la deuda pública externa autorizada ascendía a Bs. 790.000.000 y la interna a Bs. 565.000.000, para un total de Bs. 1.355.000.000; pero, como se conoció después, a la caída del régimen militar, la deuda flotante, irregularmente contraída, alcanzaba a una cantidad mucho mayor, del orden de Bs. 3.000.000.000 y tuvo que ser reconocida y rápidamente amortizada por el Gobierno provisorio de 1958.

La deuda externa en el primer período de la democracia (1959-1973)
La tendencia de los ingresos y gastos fiscales ordinarios durante este período fue progresiva, aunque se registraron oscilaciones, como es natural. En general, se recurrió al crédito público con bastante frecuencia y al cierre de 1973, el saldo global de la deuda pública era de Bs. 8.434.000.000, de cuya cantidad correspondía a deuda externa Bs. 5.201.000.000, un 62%. Los recursos obtenidos del crédito público se aplicaron a obras de infraestructura e industrias básicas, así como también a programas sociales. Hay que mencionar la existencia de una deuda flotante, de la cual se registraron montos variables: Bs. 406.000.000 en 1960, Bs. 226.000.000 en 1963, Bs. 56.000.000 en 1965 y Bs. 19.000.000 en 1966. Esta práctica irregular se repitió frecuentemente en años posteriores.

La deuda durante el Boom petrolero (1974-1978)
Los ingresos fiscales ordinarios registran una fuerte expansión en este período, en virtud del alza de los precios del petróleo y sus efectos derivados en la capacidad contributiva interna. En 1974 el ingreso ordinario fiscal ascendió a Bs. 42.558.000.000, con un incremento del orden de 165% con respecto a 1973; en particular, el ingreso fiscal petrolero aumentó en 226%, para situarse en Bs. 36.448.000.000 en 1974. En años posteriores este ingreso petrolero sufrió un descenso, pero
se mantuvo en un rango cuantitativo
sustancialmente superior a la tendencia histórica registrada hasta 1973.

El gasto público propiamente registró una expansión acelerada, pero parte del ingreso petrolero fue retenido en fondos autónomos creados al efecto: Fondo de Inversiones de Venezuela , Fondo de Desarrollo Agropecuario , Fondo de Crédito Industrial y el Fondo de Desarrollo Urbano , con el objeto de preservar su disponibilidad para programas de inversión y producción. Sin embargo, el Gobierno consideró conveniente recurrir al crédito público con el objeto de impulsar más vigorosamente el crecimiento económico, mediante programas globales autorizados por el Congreso de la República, en lugar de proyectos específicos, lo cual correspondió a la estrategia del Plan de la Nación. En el período 1974-1978, los ingresos fiscales ordinarios totalizaron Bs. 202.183.000.000, de los cuales Bs. 151.358.000.000 (un 75%) procedían del petróleo.

En ese mismo período, el endeudamiento neto público aumentó en Bs. 40.665.000.000, o sea en 482%, si se toma en cuenta sólo la deuda autorizada; pero si se agrega la deuda flotante, estimada al cierre de 1978 en Bs. 30.000.000.000, se llega a un gran total de Bs. 79.099.000.000, como deuda pública. Una parte apreciable del endeudamiento público externo en el período considerado se originó en la indemnización acordada a las compañías petroleras concesionarias, como consecuencia de la reserva al Estado de la industria y el comercio de hidrocarburos decretada legalmente en 1975; esa indemnización fue estimada en Bs. 5.000.000.000.

Las cifras mencionadas, tanto de ingresos ordinarios como extraordinarios, permiten apreciar la extraordinaria magnitud de recursos fiscales de que dispuso el Gobierno en los años de referencia. Su aplicación contribuyó sustancialmente al fenómeno que se calificó como «cambio de dimensiones de la economía venezolana». En términos reales, el producto interno bruto creció en esos años a una tasa media interanual de 6%; las importaciones se triplicaron y las variables monetarias y financieras se cuadruplicaron. Una circunstancia digna de interés es que las fuentes de financiamiento externo de la deuda pública se modificaron.

La Deuda en el período 1979-1983
Cuando el Presidente Luis Herrera Campins llegó a la presidencia, en 1979, declaró en su discurso de toma de posesión ante el Congreso de la República, que recibía una Venezuela “hipotecada”, para significar la fuerte carga de la deuda pública entonces existente, calculada, como se mencionó anteriormente, en casi Bs. 80.000.000.000. Posteriormente, cálculos más exactos situaron el monto de la deuda en Bs. 110.000.000.000, incorporando compromisos administrativos no registrados en el Ministerio de Hacienda conforme a las normas legales. Las prácticas irregulares administrativas hicieron difícil, hasta 1984, el conocimiento preciso del monto, la composición y las características de la deuda pública externa. Estas graves deficiencias de la administración del crédito público prestaron excesos, anormalidades, y manejos artificiosos en cuanto al endeudamiento.

Aunque el Congreso de la República trató de impedir, mediante reformas legales y controles legislativos, tales hechos, éstos ocurrieron en clara violación de las disposiciones legales y reglamentarias.

No puede atribuirse a la escasez fiscal el mayor endeudamiento en que incurrió el Estado durante el período 1979-1983, ya que, durante el mismo, los ingresos fiscales ordinarios totalizaron Bs. 353.751.000.000, un 75% más elevados que en el quinquenio 1974-1978; de ese ingreso, el petróleo aportó un 68%. La deuda pública autorizada registró un saldo de Bs. 93.662.000.000 al cierre de 1983, en comparación con Bs. 49.099.000.000 en 1978, lo que indica un incremento del orden del 90%. Pero la deuda pública total, según cómputo hecho en 1984 durante el proceso de negociaciones para el refinanciamiento de la deuda externa, ascendía efectivamente a Bs. 200.000.000.000 al cierre de 1983, prácticamente el doble de la existente 5 años antes. La Contraloría General de la República calculó la deuda pública consolidada para el 31 de diciembre de 1984 en Bs. 206.580.000.000, de cuya cantidad correspondía a la deuda externa un 77% y a la interna un 23%. En dólares de Estados Unidos, la deuda ascendía a US $ 27.041.000.000 en la fecha mencionada.

Es particularmente notable la contradicción entre la bonanza fiscal, manifestada en los más elevados ingresos ordinarios, sin precedentes en la historia de la Hacienda Pública venezolana, y la velocidad de endeudamiento público, sin que situaciones económicas o sociales fueran satisfechas mediante la aplicación de recursos obtenidos mediante el endeudamiento.

La deuda en el período 1984-1993
Durante el gobierno del Presidente Jaime Lusinchi (1984-1989) el endeudamiento neto externo fue de escasa significación, de modo que puede decirse que el nivel de la deuda pública externa permaneció sin variaciones, en un monto estimado en US $ 27.000.000.000. En 1984 fue designada por el Presidente de la República una comisión negociadora que condujo las instancias del caso con el Comité de Bancos designado por el conjunto de los acreedores privados internacionales, con el objeto de llegar a un acuerdo básico de condiciones y términos, el cual fue suscrito en septiembre de ese mismo año.

El servicio de la deuda pública externa, que en 1980 podía atenderse con el 11% del ingreso de exportación de bienes y servicios, exigió desde 1985 la asignación de un 25% de dicho ingreso. En los años de 1986 y 1987 la situación petrolera se tornó desfavorable, con fuerte incidencia negativa en las finanzas públicas y en la balanza de pagos de Venezuela, no obstante, lo cual se atendió al servicio de la deuda externa. En el período de referencia, el Gobierno nacional no recurrió a la asistencia monetaria del Fondo Monetario Internacional (FMI), para reforzar su capacidad de pago al exterior, como sí lo hicieron otros países latinoamericanos deudores. La asistencia crediticia del FMI implica la adquisición de un compromiso con ese organismo, en el sentido de ajustar las políticas económicas, fiscales, monetarias, comerciales y sociales a un plan de ajuste y de estabilización.

En el período 1989-1993, bajo el gobierno del Presidente Carlos Andrés Pérez, la deuda pública externa fue objeto de refinanciamiento y se recurrió al crédito del FMI y de otros organismos multilaterales, por lo cual se elevó el saldo de aquélla. Por otra parte, la deuda externa aumentó en términos de la moneda nacional, en razón de la devaluación del Bolívar. Al cierre de 1992 la deuda externa se cifraba en Bs. 1.950.200.000.000 y la interna en Bs. 300.600.000.000, para un total de Bs. 2.250.000.000.000. En términos de dólares de Estados Unidos, sin embargo, la proporción del aumento fue menor, por la razón de la devaluación de nuestro signo monetario. A efectos presupuestarios la carga del servicio de la deuda externa, en moneda nacional, ha subido en la medida en que se eleva el tipo de cambio.

El proceso de refinanciamiento de la deuda externa venezolana
Durante el mes de febrero de 1986 fue firmado el Acuerdo de Reestructuración de la Deuda y las tablas de crédito con cada entidad financiera en el exterior, como continuación del convenio de refinanciamiento cuya negociación se había iniciado en 1984. En el mes de octubre de 1986 fueron completados los trámites para la entrada en vigencia de ese acuerdo. Este incluía la llamada Cláusula de Contingencia , la cual fue invocada a fines de 1986 en virtud de la caída sustancial de los precios del petróleo, en consecuencia, fueron diferidos los pagos de capital de la deuda previstos para 1987 y 1988, no así el pago de los intereses.

La Conversión de la Deuda externa en Inversión
Por decreto ejecutivo del 14de abril de 1987, se estableció el régimen de conversión de deuda externa en inversión en el país bajo tres modalidades:

•  Capitalización de créditos externos en empresas deudoras venezolanas, que consistía en la participación accionaria del inversionista en la empresa deudora.
•  Conversión de deuda pública externa en inversión extranjera en el país en áreas determinadas. Era una conversión orientada a la sustitución de importaciones, fomento de nuevas exportaciones o promoción de actividades internas prioritarias.
•  Conversión de deuda pública externa en inversión nacional. Esta propiciaba la asociación de capital extranjero con capital venezolano.

Durante el mandato constitucional del Presidente Carlos Andrés Pérez, iniciado en febrero de 1989, se abrió un nuevo proceso de negociación de la deuda pública externa, dadas las condiciones desfavorables de la economía venezolana, en particular el desequilibrio de la balanza de pagos, el bajo nivel de reservas monetarias internacionales y la situación estrecha de las finanzas públicas. Ese proceso se hizo simultáneamente con una reorientación de la estrategia económica del Gobierno, en procura de la estabilización de la economía y el ajuste macroeconómico, cuya esencia era la conversión de una economía mixta, con elevada intervención y participación del Estado, en una economía liberal de mercado.

La renegociación se aplicó a un monto de US $ 19.902.000.000 y se ofrecieron a los acreedores las opciones siguientes:

•  Recompra por la República de Venezuela de parte de la deuda con un descuento de 55%;
•  la emisión de bonos de la República con descuento de intereses a un plazo de 30 años y una tasa de interés inferior a la de mercado, garantizados con bonos cero cupón del Tesoro de Estados Unidos;
•  bonos de la República con descuento de capital de deuda de un 30% a 30 años de plazo, y una tasa de interés sujeta a la libor más 13/16%, garantizados con bonos cero cupón del Tesoro de Estados Unidos;
•  bonos de reducción temporal de intereses, al portador, con tasas de interés fija por 5 años, vencimiento a 17 años y 7 años de gracia;
•  bonos de conversión de deuda, con nuevos créditos de los acreedores mediante la adquisición de bonos de dinero fresco al portador, vencimiento a 17 años y 7 años de gracia, con una tasa de interés sujeta a la libor más 7/8%.

Este abanico de opciones permitió que los acreedores tomaran las alternativas que consideraron más favorables para ellos, la preferencia de éstos se manifestó por los bonos con valor a la par con descuento de intereses y bonos de reconversión. Según estimaciones oficiales, la República obtuvo una reducción de capital de la deuda de US $ 9.439.000.000, así como también un alivio, en parte temporal, de la carga de intereses.

Lo actual sobre la deuda externa.

A finales de 2010 Venezuela volvió a registrar crecimiento con 0,6%, en el primer trimestre de 2011 el país creció en un 4,5%.Mientras que para segundo semestre de ese mismo año promedio 3,6%. En el tercer trimestre registro según cifras del Banco central un crecimiento superior al 4,2%.

Venezuela en el 2011 experimentó un crecimiento de 4% de su PIB. Todos los sectores de la economía evidenciaron un alza. El PIB no petrolero subió 4,3% y el petrolero 0,6%. Las inversiones en el país crecieron 1% en 2011 y rompe con dos años seguidos de caídas. Venezuela sigue teniendo la inflación más alta del continente los precios de los bienes y servicios subieron 27,6%, un poco más que en 2010 cuando fue 27,2%. Los productos que más se encarecieron fueron los alimentos con una inflación de 33,9%.          
Sin embargo, a pesar de una inflación relativamente alta, Venezuela conoce uno de los patrones más constantes del continente en este sentido, y algunos analistas internacionales afirman que las estrategias económicas de los venezolanos se adaptan a una inflación anual de alrededor de 25% desde hace décadas, sin que esta alta cifra influya necesariamente de modo negativo en su bienestar .

Las exportaciones venezolanas al exterior, principalmente petróleo, subió 42,8% en 2011, luego de una drástica caída el año pasado de 12,9%. En total, Venezuela exportó mercancías por un total de $93.896 millones. Logrando así una balanza comercial excedentaria entre exportación-importación. La compra de bienes desde otros países se incrementó 18%, al cerrar el año 2011 con un monto de $45.615 millones.

Las reservas internacionales del país cerraron el año en $29.899 millones al último día del año 2011, la cifra es $433 millones menor al cierre de 2010. El informe del presidente del BCV, señala que por la vía de Cadivi se liquidaron $35.394 millones en todo el año. En tanto, a través del Sitme se negoció un total de $8.777 millones durante 2011.

Motivos o causas para un endeudamiento.

Algunos motivos típicos para el grave endeudamiento de un país son:

  • Catástrofes naturales, epidemias y similares, que obligan a pedir préstamos para paliar sus efectos.
  • Inversiones en nuevos cultivos, industrias, etc. que pueden fracasar por no haber tomado en cuenta el riesgo de cambios en los mercados u otras razones.
  • Mala administración de los fondos, los cuales producen un déficit sostenido que supone cada vez más recursos externos para compensarlo.
  • La negligencia (intencional o no) respecto a los efectos que las deudas excesivas pueden tener, o bien la ausencia de prerrequisitos antes de concederla. Así autores como Marc Reffinot apuntan que un fenómeno parecido ya sucedió en la década de 1930 tras el Crack del 29 y, pese a contar con esa experiencia, se permitió volver a endeudarse a las naciones.
  • En el Fórum 2004 de Barcelona se propuso la llamada Deuda Indigna, como aquella que se contrajo y se permitió contraer pese a saber que ocasionaría serios problemas a la economía y al desarrollo del país que la solicitaba. La llamada Deuda Indigna tiene además como requisito que el organismo o país prestamista le resultara imposible no saber los efectos que dicho crédito ocasionaría al receptor.

Consecuencias

Algunas consecuencias del gran endeudamiento de un país pueden ser:

  • Imposibilidad de obtener nuevos créditos en caso de necesidad.
  • Imposición de duras condiciones por parte de los acreedores, incluyendo políticas económicas restrictivas, generalmente muy duras con la población, que impiden competir en igualdad de condiciones con otros países.
  • Crecimiento desbocado de la inflación, que hace aún más difícil pagar la deuda.
  • la magnitud de la deuda es tal que el país no es capaz de pagar ni los intereses, con lo que la deuda va creciendo con el tiempo, en vez de disminuir. Así, el desarrollo económico del país puede ser imposibilitado por la deuda, entrando en una espiral sin fin de empobrecimiento.
  • Malos manejos en las políticas internas del país que conlleva a crisis económicas.
  • y corrupción política

Peor imposible, el excedente económico de los países productores de petróleo retorna a los países importadores en forma de compra de materias primas e inversiones de capital., Esto sólo es un ejemplo… antes de argumentar hay que entender la dinámica capitalista. Por otro lado, en notorio que la anterior depresión de los primeros años de la década de los 70, apodada, por los ideólogos históricos, crisis del petróleo cursó claramente al margen de la subida de los precios del petróleo (Ver, la revista economía, ente los años 65 y 75, la producción, tasa de ganancia, subida de materias primas, precios consumo, paro, u otros que demuestran sin género de dudas que fue una crisis clásica de superproducción; tanto de la plusvalía producida como de plusvalía realizada dentro una tendencia crónica inflación del dinero crediticio. En resumen una imposibilidad de acumulación de capital.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s